El sector marítimo defiende la adopción de “objetivos aspiracionales” de emisiones como contempla el Acuerdo de París para los Estados

Del 23 al 27 de octubre se celebra, en la sede de la OMI en Londres, la segunda "reunión intersesiones" del Grupo de Trabajo sobre la Reducción de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (principalmente CO2).

Como se recordará, hace un año, en octubre de 2016, el Comité de Protección del Medio Marino (MEPC) de la OMI acordó que en 2018 se debería adoptar una "estrategia provisional" de la OMI para la reducción de los GHG, que contenga unos "objetivos" concretos de reducción y unas "medidas" adecuadas para alcanzarlos. Dada la complejidad de esta tarea, se creó un grupo de trabajo para ir avanzando en la misma entre las sesiones formales del MEPC.

Se han presentado varios trabajos interesantes para esta reunión, uno de ellos de las principales organizaciones empresariales del sector naviero (ICS, BIMCO, INTERCARGO e INTERTANKO), que propone posibles textos concretos para algunos apartados del futuro documento de estrategia provisional. Uno de los aspectos fundamentales de dicha estrategia es el carácter que deban tener dichos "objetivos".

El sector naviero, liderado por ICS, presentó en julio pasado un documento en el que propusieron lo que denominaron "objetivos aspiracionales" para 2050, explicando que, con las tecnologías y combustibles actualmente disponibles, y teniendo además en cuenta la incertidumbre existente sobre la evolución futura de la demanda de transporte, no es posible asumir en este momento compromisos absolutos, obligatorios y totalmente vinculantes sobre su cumplimiento. Sin embargo, una serie de Estados miembros de la OMI y de organizaciones no gubernamentales mantiene que debería tratarse de objetivos de carácter obligatorio.

Ante la insistencia, en diversos foros, para que el transporte marítimo asuma cuanto antes objetivos obligatorios, el nuevo documento del sector naviero incluye un párrafo muy significativo: "El Acuerdo de París no incluye requisitos jurídicamente vinculantes para los Estados Parte del mismo sobre el cumplimiento de los compromisos de reducción de CO2 que han asumido (denominados Contribuciones Determinadas a nivel Nacional) y no hay consecuencias legales para los Estados Parte que obtengan resultados inferiores o superiores. La estrategia propuesta para la OMI por el sector naviero aplica este mismo enfoque a los niveles de ambición de las propuestas de reducción del transporte marítimo internacional".

20/10/2017