Shell detecta un cambio en el modelo de contratación del transporte de GNL

En un informe reciente la petrolera advierte sobre la posible una escasez de suministro de GNL por el aumento de la demanda mundial

16/3/2018 - Según se desprende del informe anual mas reciente sobre GNL de la empresa energética Shell, en 2017 se ha mantenido la tendencia de los importadores a firmar contratos cada vez más pequeños y a corto plazo, en detrimento de los grandes contratos de fletamento por tiempo a largo plazo. El año pasado, el número de cargamentos spot de GNL alcanzó por primera vez la cifra de 1.100, lo que equivale a tres cargas entregadas cada día. Este crecimiento proviene principalmente de nuevos suministros desde Australia y EE. UU.

Este hecho provoca que el desajuste entre los requisitos de suministradores y compradores de gas cada vez es mayor. La mayoría de los primeros todavía buscan contratos de suministro a largo plazo que les permitan asegurar la financiación de sus inversiones en infraestructuras o flotas. Sin embargo, los segundos cada vez quieren contratos más cortos, más pequeños y más flexibles para poder competir mejor en sus propios mercados de electricidad y gas.

A esto hay que sumar que la demanda mundial de gas natural licuado (GNL) sigue desafiando las expectativas del mercado en 2017 y el pasado año aumentó un 10%, hasta 293 millones de toneladas (Mt). Teniendo en cuenta las previsiones actuales de demanda, Shell advierte en su informe de una posible escasez de suministro a mediados de la próxima década, a menos que se pongan en marcha cuanto antes nuevos proyectos de producción de GNL.

Según datos de este informe, Japón se mantuvo en 2017 como el mayor importador mundial de GNL, mientras que China se situó en segundo lugar, superando a Corea del Sur. El aumento de la demanda total en China, que llegó a 38 Mt, es el resultado del continuo crecimiento económico y de las nuevas políticas de este país para reducir la contaminación del aire, sustituyendo el carbón por el gas como fuente de energía

Para Maarten Wetselaar, director de la división de gas y nuevas energías de Shell, “junto con una demanda significativa de los importadores tradicionales en Asia y Europa, el GNL también proporciona un suministro de energía flexible, fiable y limpio a otros países del mundo”. Solo en Asia, la demanda aumentó en 17 Mt, equivalente a la producción total para 2017 de Indonesia, quinto exportador mundial.

El GNL está desempeñando un papel cada vez más importante en el sistema energético mundial. Desde el año 2000, el número de países importadores de gas se ha multiplicado por 4 y el número de países exportadores casi se ha duplicado. Además, el comercio de GNL ha crecido de 100 hasta casi 300 Mt en 2017.

Teniendo en cuenta este aumento de la demanda previsto, Shell advierte en su informe de que el desajuste mencionado anteriormente debe resolverse cuanto antes, para permitir a las empresas que desarrollan los proyectos de producción de GNL tomar las decisiones de inversión necesarias para seguir garantizando un suministro suficiente de este combustible.