El BDI no se recupera, a pesar del buen tono de la demanda

El BDI no se recupera, a pesar del buen tono de la demanda

El Baltic Dry Index (BDI), uno de los principales índices de fletes de los buques de carga seca, sufrió, entre mediados de diciembre y finales de enero, un fuerte descenso por razones meteorológicas coyunturales en Australia y Brasil, cayendo de casi 2000 puntos a sólo 650. Una vez resueltas estas contingencias, se esperaba una clara tendencia a la recuperación de los fletes, que los analistas esperaban llevase el BDI a niveles de unos 1300 puntos.

Pero esta recuperación está siendo hasta ahora mucho más débil de lo previsto. Como muestran los gráficos adjuntos, el índice se mantiene por debajo de 750.

Y ello a pesar de que la demanda de transporte crece a buen ritmo. Por ejemplo, se acaba de anunciar que el pasado año las exportaciones de carbón de los EEUU alcanzaron una cifra récord de 90 millones de toneladas. A pesar de todo, las entregas masivas de graneleros están haciendo que el crecimiento de la flota sea superior al de la demanda de transporte. Debido al gran excedente de oferta existente, las perspectivas son malas, al menos hasta finales de este año.

(23-2-12)