España se mantiene entre los países mejor conectados por líneas regulares de contenedores

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) ha publicado su informe anual sobre el transporte marítimo que, desde 1968, analiza los datos más destacados en el ámbito del comercio marítimo internacional, flota mercante mundial, puertos, mercados de fletes y el marco jurídico y normativo del transporte marítimo. Este informe está disponible, en inglés, en el siguiente enlace (PDF 4,3Mb)

Uno de los datos más interesantes de dicho informe es el llamado Índice de Conectividad mediante Líneas Regulares (Liner Shipping Connectivity Index, LSCI), con el que, desde 2004, la UNCTAD evalúa la disponibilidad de medios con que cuenta cada país de cara al desarrollo de su comercio marítimo y en el que España repite el 11º puesto por tercer año consecutivo.

Según el LSCI, el país con mejores conexiones mediante líneas marítimas regulares sigue siendo China, que entre 2004 y 2017 aumentó su índice de conectividad en un 59%, si bien es cierto que en el último año lo redujo en 12 puntos con respecto a 2016. España, que arrancó del decimoquinto lugar, con un índice de 54,4 (siendo el de China en ese momento el índice 100), mejoró sensiblemente su calificación, llegando hasta el undécimo y, si bien en 2014 descendió al puesto 13, en 2015 había recuperado este puesto, manteniéndolo hasta 2017 con un índice de 82,2, y una mejora de 28 puntos y un 50% respecto de la cifra de 2004.

También llaman la atención los ascensos de Holanda, del puesto 10 al 6, y de Marruecos, que en 2004 tenía un índice de sólo 9,4 (número 78 del ranking mundial) y ha alcanzado en 2017 el puesto 16, con un índice de conectividad de 67,0, gracias al fuerte crecimiento de TangerMed. También ha mejorado muchos puestos Omán, que ha subido del puesto 31 en 2004 al 18 en 2017, gracias a su posición geográfica que le permite participar en las rutas entre China y Europa y prestar servicios feeder con otros puertos de África y China meridional. Por el contrario, han descendido EE.UU., R. Unido y sobre todo Japón, de los puestos 6º, 7º y 13º al 7º, 10º y 17º, respectivamente.

Este índice se calcula a partir de los siguientes datos:

  • Número de buques portacontenedores asignados a las líneas que tocan cada país, en valor absoluto y por número de habitantes.
  • Capacidad (en teu) de la flota asignada a las líneas de cada país, en valor absoluto y por número de habitantes.
  • Número de compañías de líneas regulares que tocan cada país y número de servicios prestados (habitualmente, cada línea proporciona más de un servicio).
  • Número de buques operados por cada línea, tamaño medio y máximo de los mismos.

En general un índice de conectividad de líneas regulares elevado es indicativo de que un país dispone de los medios necesarios para el desarrollo del comercio a través de sus propios puertos. Sin embargo, el hecho de que dicho índice sea bajo no implica necesariamente que los exportadores e importadores de dicho país no tengan acceso a líneas regulares para el comercio de sus productos. Por ejemplo, en Europa es frecuente que se utilicen como puntos de salida o entrada de mercancías puertos de países vecinos. En algunos países no desarrollados, el índice de conectividad bajo explica su necesidad de incurrir en costes adicionales de transporte elevados para sus importaciones y exportaciones, lo que supone gravámenes muchas veces insalvables para su desarrollo económico.

2/11/2017

Últimas Noticias