La Comisión sigue sin admitir instalaciones de reciclaje asiáticas en la “lista europea”

Se publica la quinta versión de su lista de instalaciones admitidas

25/6/2019 - La Comisión Europea (CE) publicó el pasado 18 de junio la quinta versión de la lista de instalaciones admitidas por la UE para el reciclaje de buques y en la que incluye 8 nuevas instalaciones: dos en Dinamarca, cinco en Noruega y una en Turquía. No obstante, dicha lista sigue sin incluir instalaciones de países asiáticos, donde se sitúa, hoy por hoy, el 97% de la capacidad de reciclaje mundial de buques.

BIMCO ya protestó, en un informe publicado a principios de abril, que solo 9 de las instalaciones de la lista cumplirían los requisitos exigidos, y de ellas 6 no tendrían capacidad para reciclar buques Panamax o mayores. De las 17 restantes, 4 estaban consideradas por BIMCO como no operativas y las otras 13 centraban su actividad en la reparación o en el sector offshore, y estarían poco interesadas en cambiar su actividad comercial al reciclaje.

Por otro lado está la falta de capacidad real de reciclaje de las instalaciones de la lista europea. Según la CE, con las recientes adiciones, las 34 instalaciones alcanzan una capacidad de reciclaje anual total de casi 2,4 millones de toneladas de desplazamiento en rosca (LDT).

Pero el director no ejecutivo de GMS, Nikos Mikelis, en declaraciones a Maritime Executive, considera que estos datos no se ajustan a la realidad. La capacidad total de reciclaje de las instalaciones incluidas en esta lista, según se define en el Convenio de Hong Kong y en el Reglamento Europeo, sería solamente de 795.952 LDT.

Según Mikelis, se deberían tener en cuenta, además, los datos de reciclaje publicados anualmente por el consultor independiente IHS Global Limited, que muestran que, “en 2018, las instalaciones de reciclaje de la UE y Noruega reciclaron solamente 82.067 GT, equivalentes a un 0, 57% del tonelaje total reciclado en todo el mundo y a unos 25.000 LDT; es decir, solo dos Panamaxes y medio”, añade Mikelis.

Teniendo en cuenta el informe de BIMCO y los datos de IHS, las instalaciones de los países europeos, tanto juntas como por separado, carecen de capacidad para asumir la demanda del reciclaje de grandes buques. La instalación estadounidense presenta una seria barrera normativa por su reglamento sobre el control de substancias tóxicas, que la hacen poco atractiva para los armadores europeos. Para Mikelis, esta situación deja a las 3 instalaciones turcas incluidas en la lista en una posición de fuerza y sin competencia real para imponer sus precios a los armadores europeos.

Mikelis afirma que sería necesario que las auditorías de la CE reconociesen y recompensen los esfuerzos que muchas instalaciones de la India han hecho por mejorar la seguridad de sus trabajadores y la protección del medio ambiente en sus operaciones y que las instalaciones europeas sean sometidas a inspecciones similares al resto. Ya que de otra manera, y como concluye el mencionado informe de BIMCO, no se cumpliría el objetivo original del reglamento de reciclaje de luchar contra la contaminación y las malas condiciones laborales y serviría “simplemente proteger el mercado europeo de reciclaje”.