Maersk prueba un sistema de baterías containerizadas para reducir las emisiones

14/11/2019 - Maersk instalará un sistema auxiliar de baterías de 600 kWh en un contenedor a bordo del buque Maersk Cape Town, que ayudará a la naviera a “avanzar hacia una mayor electrificación de su flota y de las terminales portuarias”, con el objetivo de conseguir ser una empresa neutra en carbono en 2050, explicó Søren Toft, director de operaciones de Maersk. Este sistema de baterías containerizadas ha sido fabricado por Trident Maritime Systems.

Según esta naviera, la propulsión exclusivamente eléctrica de grandes buques todavía está lejos de ser viable desde el punto de vista técnico y económico. Sin embargo, se pueden utilizar sistemas auxiliares a baterías para mejorar la eficiencia de los sistemas eléctricos a bordo. Las baterías mantienen los generadores auxiliares del buque a su nivel de carga óptimo y evitan su entrada en funcionamiento cuando no son necesarios, reduciendo así el consumo de combustible.

Estas baterías pueden apoyar a los sistemas auxiliares con hasta 1.800 kVA durante los picos de carga, lo que permite reducir el mantenimiento de los generadores. Asimismo proporcionan energía redundante para una mayor fiabilidad de disponer de un suministro continuo en la mar. Además, este buque, como muchos otros portacontenedores de Maersk, dispone de un sistema de recuperación del calor residual, que permite cargar las baterías con electricidad obtenida a partir del calor recuperado del sistema de escape de la propulsión principal.

El Maersk Cape Town es un portacontenedores con grúas, de 249 m de eslora, 37,4 m de manga y capacidad para 4.500 TEU, construido en 2011 y bandera de Singapur que opera entre África Occidental y Oriente. El primer viaje redondo con este nuevo sistema tendrá lugar en 2020 y será evaluado para evaluar si el rendimiento obtenido cumple o no las expectativas. Este proyecto también ha contado con la participación de la sociedad de clasificación norteamericana, ABS.