La ONU y Reino Unido acuerdan posponer la cumbre del clima COP26 por el Covid-19

Por su parte, la Comisión Europea anuncia que no retrasará su Ley del Clima

3/4/2020 - La pandemia del coronavirus ha obligado a la ONU y a Reino Unido a posponer la cumbre del clima COP26, cuya celebración estaba prevista entre el 9 y el 18 de noviembre en Glasgow (Escocia), organizada por Reino Unido en asociación con Italia. Se esperaba que esta nueva cumbre renovase el compromiso internacional del acuerdo negociado en París en 2015.

La Comisión Europea ha emitido un comunicado a través de Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo para el Pacto Verde, en el que entiende que se toma esta decisión para evitar “no cumplir con las expectativas de la cumbre debido a una participación insuficiente” y reconocen el freno de la actividad diplomática mundial debido al coronavirus.

El sector naviero europeo considera que, sin renunciar en absoluto a los ambiciosos objetivos a largo plazo de reducción de emisiones, a corto plazo la prioridad de la UE debería ser poner los medios para hacer posible que el sector sobreviva a esta crisis para seguir asegurando el abastecimiento, la creación de empleo y apoyando el relanzamiento de la economía.

Timmermans reitera el firme compromiso de la Comisión de lograr el éxito de la COP26 y de llevar a buen puerto el Acuerdo Verde Europeo anunciado en diciembre de 2019 “en interés de la salud de nuestra economía y nuestra gente”.

La Comisión Europea no frenará sus trabajos de preparación de la COP26. “Se han puesto en marcha leyes fundamentales para cumplir los objetivos de clima y energía para 2030 y se ha establecido un compromiso para alcanzar la neutralidad climática en 2050 a través de una Ley del Clima, legalmente vinculante”, ha declarado Timmermans.

El trabajo legislativo sobre esta propuesta ya ha comenzado, incluso en estas circunstancias difíciles. La Comisión quiere presentar en septiembre de este año un plan de evaluación para elevar los objetivos de la UE para 2030 y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50-55% respecto a 1990. Así mismo, se está trabajo en la mejora de las contribuciones determinadas a nivel nacional, propuestas en el Acuerdo de París.

“La Comisión Europea continuará trabajando intensamente a través de todos los canales disponibles en todos los elementos clave de la agenda climática global”, concluye Frans Timmermans.