El golfo de Guinea sigue siendo la zona más castigada por la piratería

Los ataques a buques mercantes aumentaron en todo el mundo durante el primer trimestre de 2020

22/4/20 - Durante los tres primeros meses del año 2020, se registraron 47 ataques de piratería a buques mercantes, lo que supone un aumento del 23,7% respecto a los 38 registrados en mismo periodo del año pasado, según el informe trimestral de piratería de la Oficina Marítima Internacional (IMB) de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), que se ha publicado recientemente.

El golfo de Guinea sigue siendo la zona del mundo más castigada por la piratería contra los buques mercantes con 21 incidentes registrados durante el primer trimestre de este año. De estos, 12 fueron abordajes a buques en marcha; otros 4, informes de disparos sobre buques, además de 17 tripulantes secuestrados en 3 incidentes distintos.

Los asaltantes suelen estar armados, se acercan a los buques en embarcaciones rápidas y los abordan para robar cualquier cosa que encuentren, desde las pertenencias de los marinos hasta la carga, o secuestrar a los tripulantes para exigir un rescate.

Para el director de IMB, Michael Howlett, “la actuación de las patrullas navales, las medidas de seguridad a bordo, la cooperación y el intercambio transparente de información entre las autoridades son factores que ayudan combatir los delitos de piratería y robo a mano armada”.

En Indonesia, durante el primer trimestre de 2020, los incidentes se redujeron a 5 abordajes de embarcaciones fondeadas, clasificados como “ataques de robo a mano armada de bajo nivel”. El despliegue estratégico de las patrulleras de la Policía Marítima y su colaboración con el centro de información de IMB ha permitido disminuir de manera notable los ataques.

En el estrecho de Singapur se registraron otros 5 incidentes durante este primer trimestre, siguiendo la escalada con la que finalizó el año pasado (11 incidentes en el último trimestre), en una zona que no había sufrido ningún ataque durante el primer trimestre de 2019. Al igual que en Indonesia, IMB considera que los ataques de esta zona son “de baja intensidad”, pero que son una peligrosa distracción para las tripulaciones, que deben estar pendientes de la vigilancia contra estos ataques piratas, “mientras el buque navega por estas aguas, con mucho tráfico”.

Finalmente, dicho informe desataca la mejora de la situación en las zonas de Somalia, en la que no se ha registrado ningún incidente durante los pasados dos trimestres, aunque IMB advierte de que en este periodo no hay indicios de que se haya producido una reducción de los ataques en todo el mundo. Por ello anima a los armadores a mantenerse vigilantes y pide una cooperación internacional continua.

El director de IMB recuerda que la amenaza para las tripulaciones sigue siendo real y por ello es fundamental seguir las mejores prácticas de recomendadas del sector y mantener la vigilancia. “La detección temprana de un bote pirata que se aproxima es a menudo clave para evitar un ataque”, concluye Michael Howlett .

Pueden solicitar el informe anual de piratería de IMB de la Cámara de Comercio Internacional, en inglés en el siguiente enlace.