Inteligencia artificial para combatir la piratería marítima

Las nuevas tecnologías pueden ayudar a la tripulación de un buque a prevenir un ataque pirata

29/10/2020 - La Organización Marítima Internacional (OMI), las fuerzas navales y varias organizaciones marítimas publican periódicamente pautas y recomendaciones para ayudar a los armadores a proteger sus buques contra la piratería. Estas pautas indican que es esencial reforzar la vigilancia al navegar por zonas de alto riesgo, para identificar posibles amenazas.

Los sistemas de Inteligencia Artificial (AI) pueden ayudar a predecir, rastrear y registrar un ataque. La IA se utiliza ya con éxito en otros campos del transporte marítimo, desde la operación de buques, hasta la optimización de rutas, mediante el análisis complejo de datos.

A través de una mayor 'conciencia de la situación' (situational awareness) las tripulaciones pueden disponer de una comprensión completa de las actividades que se desarrollan en las aguas circundantes y más oportunidades de detectar y contrarrestar las amenazas antes de que sea demasiado tarde. Los sistemas de IA permiten obtener dichos conocimientos a través del análisis de datos y la creación de alertas.

Una de estas herramientas es el 'análisis del comportamiento', para detectar y reconocer los posibles patrones de actividades sospechosas de los piratas a partir de incidentes anteriores e información adicional. En muchas ocasiones esa identificación es compleja, especialmente en el caso de pequeños esquifes utilizados por los piratas y en condiciones de visibilidad limitada. El uso de la tecnología de radar Track-Before-Detect, que amplifica las señales para captar cada pequeño detalle en el entorno marítimo, permite rastrear y detectar estos esquifes.

Un análisis detallado y en tiempo real de todas las señales que un buque recibe del entorno permitirá diferenciar una posible amenaza de otros elementos como boyas, barcos pesqueros, etc… Si la IA determina que se trata de una amenaza, se activa una alerta para la tripulación y toda una serie de dispositivos para repeler el ataque.

El sistema permite además la recopilación de información en cualquier formato que se puede almacenar en una ‘caja negra’ a bordo para su análisis posterior, tanto para mejorar los sistemas de detección y respuesta, como para pruebas para las autoridades.

En el próximo número de nuestro Cuaderno Profesional Marítimo, incluido en el boletín informativo del mes de noviembre, podrá encontrar un artículo más exhaustivo sobre las aplicaciones de la inteligencia artificial para la prevención de los ataques piratas a los buques mercantes.