El Consejo de Transportes aprueba sus enmiendas al Reglamento Fuel EU Marítimo

Raquel Sánchez apeló a la necesidad de mantener la «coherencia en las cuestiones que afectan al transporte marítimo en las restantes iniciativas del Fit for 55»

3/6/2022 - El 2 de junio, el Consejo de Transportes de la UE aprobó, por unanimidad, sus enmiendas a la propuesta de la Comisión Europea sobre un nuevo Reglamento ‘FuelEU Maritime’, que pretende incentivar el uso de combustibles menos intensivos en carbono en el transporte marítimo y que forma parte del paquete ‘Fit for 55’.

España estuvo representada por la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA), Raquel Sánchez, que en su intervención agradeció a la presidencia francesa el «haber considerado adecuadamente los impactos económicos y sociales en la propuesta» y calificó de «crucial para España la excepción en la aplicación del Reglamento en regiones ultraperiféricas y en las regiones insulares de menos de 200.000 habitantes, pues son territorios singulares y vulnerables que tenemos que proteger».

El texto acordado propone eximir permanentemente el 50% de la energía consumida en los viajes hacia y desde puertos situados en regiones ultraperiféricos (en España, Canarias).

Además, se permite a los estados eximir hasta 2030 el 100% de la energía consumida en los viajes entre regiones ultraperiféricas y durante la estancia de los buques en puertos de estas regiones. También a los buques de pasaje (excluidos los cruceros) en sus viajes hacia y desde las islas con menos de 200.000 habitantes censados. En España, todas las islas cumplen esta condición excepto Mallorca, Tenerife y Gran Canaria, lo que beneficiará a las islas más pequeñas de ambos archipiélagos. Estas últimas sufren el llamado efecto de la ‘doble insularidad’, al no contar con servicios marítimos directos.

Respecto al uso de la electricidad en puerto, el Consejo propone que, desde 2030, los portacontenedores y buques de pasaje deban conectarse a la red eléctrica del puerto para cubrir únicamente su consumo eléctrico a bordo y no todas las necesidades energéticas, como proponía la CE. También se exime de esta obligación a los buques fondeados, salvo que el Estado notifique formalmente su inclusión en determinados fondeos. Además, se establece que el 100% de las sanciones recaudadas se reinvertirán en proyectos de descarbonización en el sector marítimo y se incentivan los biocombustibles de origen no biológico.

Raquel Sánchez valoró positivamente las medidas para evitar la fuga de carbono hacia puertos extracomunitarios, así como el papel de los Estados de bandera en la verificación de las emisiones. Tras manifestar su apoyo a la propuesta, apeló al Consejo a mantener la «coherencia en las cuestiones que afectan al transporte marítimo en las restantes iniciativas del Fit for 55».

Esta aprobación es el primer hito importante en la tramitación de esta norma, ya que fija la posición de uno de los dos órganos legislativos de la UE. El Parlamento Europeo prevé aprobar sus respectivas enmiendas en septiembre. En caso de que Consejo y Parlamento no alcancen una posición común, tratarían de llegar a un acuerdo en los llamados ‘trílogos’, entre estos dos órganos y la Comisión.

Valoración de ANAVE

Desde ANAVE valoramos muy positivamente que el acuerdo recoja la singularidad de los territorios no continentales, que precisan de una regulación específica que garantice su cohesión económica y social con el resto de la UE, y felicitamos al MITMA por la gran labor efectuada en este aspecto. Con vistas a los ‘trílogos’, consideremos importante que se incluya además en la propuesta otras cuestiones, muy especialmente:

  • Una exención a la obligación de conectarse a la red eléctrica de tierra por motivos de seguridad adecuadamente justificados y por el tiempo que perdure esta circunstancia (por ejemplo, para los buques que utilicen GNL como combustible, durante las operaciones de suministro).
  • Establecer que la entidad responsable de la elección del combustible y de la operación del buque (la que define la ruta y velocidad) debe ser la obligada a asumir el coste de la medida, como defendió el ministro de Grecia en el Consejo.
  • Una responsabilidad compartida con los suministradores de combustibles, para garantizar la oferta de en los puertos de la UE de ecocombustibles que cumplan con los requisitos de reducción de la intensidad de carbono previstos en este reglamento (este enfoque es el que se incluye en la medida equivalente que está siendo discutida para el sector de la aviación), asunto que también fue apoyado por Grecia.
  • La asimilación de Ceuta y Melilla como territorios insulares.