Vessels Value prevé un encarecimiento de los fletes de "portavehículos" a corto plazo

20/10/2022 - El mercado de fletes de buques para el transporte de vehículos (Pure Car and Truck Carriers, PCTC) está alcanzando cifras récord debido a la escasa oferta, según un informe del analista Vessels Value. Sirva como botón de muestra los 100.000 $/día que pagará Nissan por un buque de 2015 con capacidad para 6.178 CEU (Car Equivalent Units). Medido en ingresos equivalentes a contratos de fletamento por tiempo (Time Charter Equivalent, TCE), estas cifras suponen un 174% más que el índice de dicho analista en enero de este año y un muy notable 488% más respecto a diciembre de 2019.

La escasez es tal que los operadores de PCTC también están fletando buques con-ro con cubiertas exclusivas para vehículos y con espacio suficiente para cargas pesadas y con mucho gálibo. Los con-ro de mayor porte pueden cargar alrededor de 2.500 vehículos por viaje, además de la carga restante en contenedores o cargas de proyecto.

Este tipo de buques, de los que según Vessels Value apenas existen 66 operando en la actualidad en todo el mundo, se están beneficiando en los últimos meses de los elevados fletes de los PCTC, pero también llevan un tiempo aprovechando la alta demanda en el mercado de los portacontenedores, lo que los convierte en un activo muy deseado en el mercado de compraventa de segunda mano, según este analista.

La falta de oferta de PCTC se ha visto agravada por la congestión en los puertos del noroeste de Europa, entre ellos el de Bremerhaven, en Alemania, donde se han registrado hasta 11 días de espera para la carga. Dicha congestión ha provocado que algún operador haya decidido no admitir más reservas durante los meses de octubre y noviembre en sus buques desde Europa hacia Oriente, Oceanía y América del Norte.

Como se ha puesto de manifiesto en el sector de los portacontenedores durante los dos últimos años, la congestión portuaria reduce la oferta de buques disponible y la frecuencia de las líneas marítimas. Agrava el desequilibrio entre oferta y demanda, que aumenta a lo largo del tiempo y acaba trasladándose al resto de la cadena de suministro.

Para Vessels Value, si esta tendencia se mantiene durante el cuarto trimestre del año, los fletes van a encarecerse. Y todo ello antes de que entre en vigor la nueva normativa de la OMI sobre eficiencia de los buques existentes (EEXI) y de la intensidad de carbono (CII) en enero de 2023 y los buques se vean obligados a reducir sus velocidades de servicio. Para entonces el recorte de capacidad podría alcanzar entre un 5 y un 10%.