El pleno del Parlamento Europeo aprueba su propuesta para el Reglamento Fuel EU Marítimo

Las negociaciones con la Comisión y el Consejo, de las que saldrá el texto definitivo, comenzarán inmediatamente

20/10/2022 - El pleno del Parlamento europeo ha aprobado (por 541 votos a favor, 137 en contra y 54 abstenciones) el texto que modifica la propuesta de la Comisión Europea para la implantación del Reglamento Fuel EU Marítimo. Presentada en julio de 2021 como parte del paquete Fit for 55 (la más de una decena de Directivas y Reglamentos que tienen por objetivo la descarbonización de los sectores industriales de la Unión) esta nueva norma obligará a los buques a utilizar combustibles menos intensivos en carbono. En su propuesta el Parlamento se alinea en buena medida con el Consejo, lo que favorecerá las negociaciones en los trílogos, previas a la aprobación definitiva.

En el texto adoptado se aumentan notablemente, a partir de 2035, los porcentajes de reducción de la intensidad de carbono exigidos por la Comisión, y se añade como novedad la obligación de que la mezcla de combustible utilizada contenga al menos un 2% de Combustibles Alternativos de Origen No Biológico (o RFNBOs) desde 2030. También se incentiva el uso de los RFNBOs y se insta a los Estados a adoptar las medidas necesarias para asegurar su disponibilidad en los puertos.

Se mantiene el ámbito de aplicación contenido en la propuesta de la Comisión por el que se tendría en cuenta el 100% de la energía que utilicen los buques a partir de 5.000 GT en los viajes entre dos puertos de la UE (o mientras estén atracados en un puerto de la UE), y la mitad de la energía que utilicen en los viajes entre un puerto de la UE y un puerto de fuera de la UE.

Los eurodiputados han incluido varias de las propuestas de ANAVE desde el inicio de la tramitación. Hasta 2030, los estados podrán eximir los viajes hacia y desde las regiones ultraperiféricas, hacia y desde las islas con menos de 100.000 residentes permanentes, así como todos los viajes realizados en el marco de un contrato de servicio público o en viajes efectuados por buques sujetos a obligaciones de servicio público. A partir de 2030 seguirá eximido el 50% de la energía utilizada en viajes hacia o desde las regiones ultraperiféricas.

También se ha incluido la propuesta de ANAVE y ECSA, la asociación europea de armadores, de responsabilizar al operador comercial del buque (aquel que elige ruta, velocidad y tipo de combustible) de las sanciones por incumplimiento. Y como novedad se establece que los proveedores de combustible deberán asumir el coste de la norma si incumplen un contrato de suministro firmado con el operador del buque.

Se mantiene el requisito de que, a partir de 2030, los portacontenedores y los buques de pasaje que atraquen en un puerto de la red TEN-T tendrán que conectarse a la conexión eléctrica del puerto (OPS) y cubrir con esta todas sus necesidades de energía eléctrica.

Además se incluyen medidas para evitar la fuga de carbono, se crea el Ocean Fund y se insta a la Comisión a realizar informes periódicos sobre la aplicación, efectividad y posible ampliación del Reglamento.