Las exportaciones rusas de carbón caen un 7,0% interanual por las sanciones de la UE

La búsqueda de destinos alternativos impulsa la demanda de transporte marítimo en toneladas·milla

27/10/2022 - El pasado 10 de agosto entró en vigor la prohibición de la Unión Europea de importar carbón procedente de Rusia, dentro de las sanciones impuestas a este país por la invasión de Ucrania. Dos meses después, según un reciente informe de mercado de BIMCO, las exportaciones rusas de esta materia prima han descendido un 7% interanual y un 5% en lo que va de año.

Rusia está buscando destinos alternativos para su carbón, lo que ha provocado que, pese a la caída de las exportaciones, se haya producido un notable incremento de la demanda de transporte marítimo en términos de toneladas·milla de casi un 30% en estos dos meses y medio. Desde el anuncio de la UE en abril de las sanciones al carbón ruso, el recorrido medio de las exportaciones de carbón ruso ha aumentado casi un 50%, es decir, unas 1.250 millas.

Según Filipe Gouveia, analista de transporte marítimo de BIMCO, “han sido los buques de mayor porte los que han experimentado un mayor aumento en toneladas·milla tras la prohibición, en parte debido al aumento de las importaciones indias de carbón procedente de Rusia, más barato”. La India aumentó las importaciones este verano por un crecimiento de la demanda de energía y el bajo nivel de sus stocks de dicha materia prima. El tamaño de dichos graneleros capesize, procedentes de los puertos del mar Negro, el Báltico y el Ártico, no les permite navegar por el canal de Suez y se ven obligados a rodear todo el continente africano en sus viajes, añade Gouveia.

En lo que va de 2022, China sigue siendo el mayor comprador de carbón ruso, que supone un 22,6% del total de las importaciones chinas de esta fuente de energía. Estas importaciones desde Rusia han crecido un 3,5% en lo que va de año —probablemente debido a los bajos precios—, pese a que las importaciones chinas totales de carbón cayeron un 25,7% en dicho periodo.

Gouveia prevé un mantenimiento de la demanda de transporte de carbón ruso hacia China para los buques panamax y supramax. Sin embargo, el ambicioso objetivo chino de extracción de carbón propio y las crecientes inversiones en energías renovables podrían enfriar el apetito por estas importaciones. “En los ocho primeros meses de 2022, la extracción de carbón aumentó un 13,8%, mientras que la producción de electricidad a partir de energías renovables aumentó un 16,7%”, concluye Gouveia.