El Parlamento Europeo destina 230 millones a garantizar la emisión de bonos privados para construir infraestructuras

El Parlamento Europeo destina 230 millones a garantizar la emisión de bonos privados para construir infraestructuras



El Parlamento Europeo aprobó, el pasado 5 de julio, por 579 votos a favor, 32 en contra y 9 abstenciones,  un plan para destinar 230 millones de euros a garantizar la emisión de bonos privados para financiar infraestructuras, que dirigirá el Banco Europeo de Inversiones, con el objetivo atraer la inversión privada hacia nuevos proyectos de transporte, energía y tecnologías de la información.

200 millones de euros se destinarán a inversiones en redes de transporte, 20 a tecnologías de la información y la comunicación, y 10 a interconexiones de las redes energéticas.

Según los diputados, “las garantías de apoyo a las empresas harán que estos bonos parezcan más seguros y atractivos para los inversores en los mercados de capital, como los fondos de pensiones o de inversiones.” Las autoridades europeas calculan que, con este plan, la inversión inicial se multiplicará por entre 15 y 20, con lo que se movilizarían cerca de 4.600 millones de euros en inversiones privadas.

Los bonos se introducirán entre este año y el próximo, se valorará su acogida en los mercados financieros y se estudiará una posible ampliación a los 18 meses siguientes, cuando entre en vigor el nuevo marco financiero plurianual 2014-2020.

El europarlamentario sueco Göran Färm ha afirmado: “La crisis económica europea se debe no sólo a la crisis financiera, sino también a la caída de la inversión. Debido a las severas restricciones presupuestarias y a los requisitos de capital sobre la banca, debemos encontrar nuevas formas de incrementar las inversiones y fomentar el crecimiento. Estos bonos deberían financiar los proyectos de infraestructuras importantes más atractivos para los inversores, sin riesgos excesivos para los contribuyentes. Este nuevo sistema podría jugar un papel clave en la estrategia de crecimiento que ahora reclaman muchos Estados miembros de la UE.”


(23-7-12)