Convenio de Agua de Lastre: últimas novedades y encuesta de la OMI

Con el fin de recabar apoyos al convenio internacional sobre gestión del agua de lastre de los buques, la OMI está difundiendo un documental de video, producido por la BBC, de 30 minutos de duración titulado “Invaders from the Sea”, que se puede ver en el siguiente enlace.

En realidad no se trata de un documental nuevo, sino que data de 2007 y ha obtenido premios en varios concursos y festivales internacionales. El hecho de que la OMI haya decidido difundirlo precisamente ahora probablemente tiene que ver con que, dentro de poco más de un mes, el 11 de mayo comenzará en Londres la reunión 68ª del Comité de Protección del Medio Marino (MEPC68), en la que se continuarán los debates sobre aquellos aspectos del convenio que las organizaciones del sector naviero siguen pensando que precisan clarificación.

Uno de los puntos clave es qué ocurrirá con los armadores que fueron pioneros en la instalación en sus buques de sistemas de tratamiento de las aguas de lastre. Por ejemplo, en el caso de que finalmente los EEUU decidan no conceder la homologación definitiva al sistema concreto, aprobado por la OMI, que instalaron de buena fe, ¿deberán afrontar el coste de sustituirlo por un sistema diferente? Hasta ahora se pensaba que este problema quedaría circunscrito a la aplicación especial del convenio por los EEUU, pero podría tener mucha más trascendencia, como se explica a continuación.

Un grupo de las más importantes asociaciones navieras (ICS, BIMCO, Intertanko, Intercargo, InterManager, CLIA, IUMI, IMCA, Interferry), junto con la principal organización sindical (ITF) y el Instituto Náutico británico, han suscrito un documento en el que piden aclaración adicional al texto que se acordó en el MEPC67: “Shipowners that have installed type approved ballast water management systems prior to the application of the revised Guidelines (G8) should not be penalized”.

Esas Directrices G8 establecen el procedimiento para homologar los sistemas de tratamiento de aguas de lastre, hasta el momento no tienen carácter obligatorio, y están siendo revisadas para solucionar algunas lagunas (por ejemplo, actualmente no tienen en cuenta si el equipo funciona tanto en agua dulce como salada). Las citadas organizaciones han formulado hasta 30 cuestiones concretas sobre las Directrices y existen dudas sobre si algunos equipos que fueron homologados con arreglo a la actual versión superarían también el proceso de homologación de unas Directrices revisadas. En todo caso, afirman las organizaciones que suscriben el documento, incluso aunque los equipos que se hayan instalado no cumpliesen estrictamente los requisitos establecidos en la norma D2 del convenio, siempre proporcionarán una mejor protección frente a especies invasivas que si no se hubiese instalado ningún sistema.

Haciéndose eco de las preocupaciones manifestadas por el sector sobre las Directrices, la OMI ha lanzado, el pasado 20 de marzo una encuesta en internet dirigida a todos los posibles interesados (administraciones de bandera y de puerto e inspectores de las mismas; laboratorios y empresas de ensayos; organizaciones, consultores y expertos independientes; diseñadores, fabricantes y comercializadores de equipos de tratamiento de lastre; sociedades de clasificación; armadores, etc). Esta encuesta, cuyas respuestas analizará para la OMI la Universidad Marítima Mundial de Malmoe, estará accesible en internet en el siguiente enlace: https://sites.google.com/a/wmu.se/d2study/ hasta el 1 de junio, lo que quiere decir que sus resultados no estarán disponibles para el MEPC68.

(8-4-2015)