El FMI pronostica que se irán suavizando las desigualdades en el crecimiento de la economía

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantiene su pronóstico de crecimiento mundial en 3,5% para 2015 y 3,8% para 2016 y prevé que disminuirán las notables diferencias en las tasas de crecimiento entre los países desarrollados y los emergentes que se han registrado en los últimos años según ha publicado en la última revisión de su informe trimestral “Perspectivas de la economía mundial”.

También vuelve a corregir al alza sus previsiones de crecimiento para España, que ahora sitúa en 2,5% para 2015, la tercera cifra más alta de los países industrializados, tras EEUU (3,1%) y Reino Unido (2,6%). El año pasado, España creció el 1,4%.

En dicho informe, el FMI prevé un mayor crecimiento en las economías avanzadas –un 2,4% en 2015 y 2016, frente al 1,8 % del año pasado–, mientras que en las economías emergentes y en desarrollo se espera que sea de un 4,3% frente al 4,6% de 2014 o el 5% de 2013. Por tanto, se reducirán notablemente las diferencias en las tasas de crecimiento de ambos grupos de países.

Esto se debe fundamentalmente a dos factores “con efectos distributivos”: el descenso del precio del petróleo y los movimientos del tipo de cambio. “Las grandes variaciones de los precios relativos, ya sean los tipos de cambio o el precio del petróleo, generan ganadores y perdedores”, explicó Olivier Blanchard, Consejero Económico y Director del Departamento de Estudios del FMI.

El gráfico adjunto compara las expectativas de crecimiento potencial de las economías avanzadas y emergentes publicadas por el FMI antes de la crisis y actualmente. Se puede apreciar, por una parte, que las optimistas previsiones de 2007 se revisan posteriormente a la baja y, por otra, que la diferencia entre aquellas previsiones y la realidad es mucho más acusada en el caso de las economías avanzadas.

Según el FMI, una vez superada la crisis, el envejecimiento de la población, la contracción de la inversión y un menor aumento de la productividad en las economías emergentes son la causa del descenso este crecimiento. La mejora de las perspectivas de este indicador será uno de los grandes retos tanto de las economías avanzadas como de las emergentes

Desde el punto de vista del transporte marítimo, el descenso del precio del petróleo y por tanto de los combustibles, ha moderado los costes operativos de las navieras. También han aumentado en alguna medida los fletes de los petroleros, debido entre otras cosas, a su utilización como almacenamiento de crudo en alta mar

Pero, al mismo tiempo, debido a la desaceleración de China, que ha provocado un descenso de los tráficos de las materias primas, los fletes de carga seca se han estancado los últimos meses en unos niveles que no llegan a cubrir los costes fijos de los buques, y es previsible que se mantengan en niveles muy bajos al menos un año más, vistas las previsiones de crecimiento del gigante asiático.

El informe completo en inglés se puede descargar desde el siguiente enlace

(16-4-2015)