Malas previsiones para los fletes de graneleros en los próximos meses

Como se recordará, entre febrero y junio de este año, los mercados de fletes de graneleros permanecieron sumidos en una profunda depresión, con el índice BDI alcanzando valores mínimos históricos y manteniéndose en todo ese periodo por debajo de 600 puntos.

En los meses de junio y julio acusaron una mejoría breve y extemporánea (ya que los meses de verano suelen ser negativos para estos tráficos), que llevó momentáneamente el BDI hasta 1.200 puntos, pero desde comienzos de agosto han iniciado más que un declive un auténtico derrumbe, que ha situaba nuevamente ayer, 12 de noviembre, el BDI, por debajo de 580 puntos.

En esta situación, el último informe de Allied Shipbrokers (AS) analiza las perspectivas de este mercado para los próximos meses, que no pueden ser más pesimistas.

Los dos productos clave para este mercado, en los buques de mayor tonelaje (Capesizes) son el carbón y, sobre todo, el mineral de hierro y el principal importador de ambos es la industria siderúrgica china.

Ante ralentización de su demanda interna de acero, a lo largo de este año, dicha industria, para mantener su producción, ha aumentado sus exportaciones de productos y a precios cada vez más bajos, lo que ha llevado a sus competidores en varios países, en particular, de la Unión Europea, a protestar de lo que consideran dumping. En consecuencia, es previsible que en los próximos meses se pongan en marcha en Europa medidas restrictivas de las importaciones de acero desde China.

Junto a esto, AS considera que si las importaciones chinas de mineral de hierro han aumentado este año (un exiguo 2%) ha sido no sólo por las mayores exportaciones, sino porque buena parte se ha destinado a aumentar notablemente los stocks.

Si se suman los tres elementos: menos demanda interna, más barreras para las exportaciones y elevados stocks, las perspectivas no pueden ser menos halagüeñas para la demanda de transporte de importación de mineral de hierro a China.

Pero, por el lado de la oferta, los datos no son mejores: la cartera de pedidos de Capesizes incluye actualmente 240 buques (el 16% de la flota existente), para entrega principalmente en 2016, mientras que sólo 116 buques tienen más de 20 años, lo que descarta que los desguaces puedan superar a las entregas, concluye AS.

Si la demanda sigue en declive y la flota aumenta, el resultado solo puede ser la continuidad del deslizamiento de los fletes a la baja, hasta el punto de que es previsible que aumenten los amarres de los buques menos eficientes.

Eso es la aplicación de la pura teoría a los datos disponibles. La realidad dependerá de muchos factores imposibles de predecir.

13-11-2015