Continúa el desplome del Baltic Dry Index con un nuevo mínimo histórico

Después de dos semanas marcando mínimos históricos, el Baltic Dry Index (BDI) cerró la última sesión de la semana pasada, el viernes 15 de enero, en 373 puntos. El descenso del índice desde el inicio del año es ya de un 20%, debido fundamentalmente a la sobrecapacidad y la falta de demanda.

Los analistas consideran que esta tendencia puede continuar así al menos durante un mes más, como consecuencia de las festividades del Año Nuevo chino (8 de febrero), en las que una buena parte del comercio mundial se ralentiza, como lo demuestra el hecho de que en los últimos años el mínimo anual del BDI se alcanzó en los primeros días de febrero. De hecho, actualmente, se sitúa un 51% por debajo del nivel de 762 puntos que marcaba hace un año. Pocas semanas después, el 18 de febrero, el BDI cayó hasta 509, el nivel más bajo registrado hasta entonces.

Según Fearnleys, con los fletes de todos los tipos de graneleros muy por debajo de los costes de explotación, es muy probable que algunos buques empiecen amarrar. Si esto no se ha producido todavía ha sido principalmente gracias al descenso en los precios de los combustibles en los últimos meses, que ha reducido los costes variables, que son, como es sabido, los que determinan el punto de amarre. A ello hay que sumar factores naturales adversos como tormentas e inundaciones en algunas rutas que, al alargar tiempos de carga, descarga y transporte inciden negativamente en la productividad de la flota, atenuando en alguna medida la sobrecapacidad de oferta existente.

El valor más alto de este índice en los últimos 5 años se alcanzó en diciembre de 2013, con 2.330 puntos, con lo que el nivel actual se sitúa actualmente en el 16% de dicho valor. El máximo histórico, desde su introducción en enero de 1985, se alcanzó el 20 de mayo de 2008, con 11.793 puntos.

18-1-2016