Drewry pronostica más de 5.000 millones de dólares de pérdidas para los operadores de portacontenedores en 2016

Los operadores de líneas regulares de portacontenedores sufrirán unas pérdidas conjuntas de más de 5.000 millones de dólares en 2016, afirma Drewry en su informe Container Forecaster del 7 de enero. Estas pérdidas serán el resultado de una caída generalizada de los fletes y de la ineficacia de las medidas aplicadas para reducir la sobrecapacidad de oferta que se ha generado en este mercado, explica la consultora.

Aun así, estas cifras son mucho menores que los 19.400 millones de dólares de pérdidas conjuntas que se considera que éste tuvo que afrontar en el año 2009. Según el director de estudios de contenedores de Drewry, Neil Dekker, en 2009 los operadores se quedaron sin liquidez, lo que provocó un amarre masivo de buques con un total de 1,3 millones de TEU. “El sector no ha llegado todavía a ese punto, ya que algunos operadores todavía están obteniendo beneficios, apuntalados por el descenso en los precios del combustible”, explicó Dekker en un comunicado, “pero otros dos o tres trimestres de descenso de los resultados puede desencadenar un aumento notable de la flota amarrada en la segunda mitad de 2016”. En 2015, la flota amarrada alcanzó 1 millón de TEU, alrededor del 5% de la flota mundial.

Para Drewry, si bien una nueva consolidación del sector puede recortar el número de grandes operadores del mercado y mejorar la eficiencia individual de las empresas navieras, no reduciría la sobrecapacidad del sector. “Los operadores de líneas regulares de portacontenedores deben eliminar más buques y reestructurar más rutas comerciales con nuevos acuerdos operativos", afirma esta consultora, añadiendo que “los grandes buques ya no garantizan la rentabilidad”.

Las tarifas de fletes de contenedores cayeron un 9% el año pasado, en parte como resultado de la caída de los precios de los combustibles, pero Drewry considera que éstos han tocado fondo. Con la única excepción del año 2009, en los últimos 12 meses se han registrado los fletes spot históricamente más bajos en la mayoría de las principales rutas comerciales y casi todos al mismo tiempo. Una "tendencia preocupante" es que las navieras no son capaces de reducir sus costes más rápidamente que los descensos observados en el mercado de los fletes, señaló Drewry.

De hecho, muchos operadores de líneas regulares ya ni siquiera suman un factor de ajuste del precio del combustible (Bunker Adjustment Factor, BAF) en algunas rutas comerciales. Los costes derivado del reposicionamiento de contenedores vacíos y de los amarres de buques aumentarán este año. Según los últimos datos de Drewry, un portacontenedores de 10.000 TEU que permanezca amarrado en Asia durante tres o más meses exigirá un mínimo de 450.000 de dólares en el momento de reactivación.

La consultora añadió que las iniciativas para corregir la situación tomadas por las navieras en el último trimestre de 2015 han resultado poco efectivas para corregir el desequilibrio entre oferta y demanda. En este tiempo, se anularon 6 servicios este-oeste y se cancelaron 32 viajes en noviembre y 21 más en diciembre. Aún así, el promedio del factor de ocupación de este a oeste se sitúa en sólo el 85% a principios de octubre, en comparación con el 94% del año anterior.

Las iniciativas de aumento general de fletes aplicadas a finales de 2015 tampoco han funcionado para muchos de los servicios y en algunos incluso fueron suspendidos o aplazados debido a la débil situación del mercado. Aunque los fletes spot han protagonizado una recuperación desde el inicio de año, Drewry considera que esta tendencia será de corta duración.

18-1-2016