El FMI recorta sus previsiones de crecimiento mundial para 2016 y 2017 y las revisa al alza para España

El Fondo Monetario Internacional, en la última actualización de su informe “Perspectivas económicas mundiales”, evalúa el crecimiento de la economía mundial en 2015 en un 3,1%, con un 6,9% para China, un 2,1% en las economías avanzadas (incluyendo un 2,5% para los EE.UU., un 1,5% para la zona Euro y un 0,6% para Japón) y un 3,2% en España.

Por lo tanto, el pasado año se ha dado la infrecuente circunstancia de que, siendo ambos positivos, el crecimiento del comercio marítimo mundial ha sido menor (un 2,1% según Clarkson) que la economía global (3,1% según el FMI). En los últimos 30 años solo se ha dado esta situación en 2001 y 2013.

En sus previsiones a corto plazo, el (FMI) ha recortado en dos décimas sus previsiones de crecimiento de la economía mundial, hasta el 3,4% y el 3,6% para 2016 y 2017, respectivamente. la tasa de crecimiento de las economías avanzadas alcanzará un 2,1% este año y el próximo. La de los países emergentes disminuirá del 4,3% en 2016 a 4,7% en 2017, si bien con grandes diferencias entre las economías asiáticas, que mantienen un crecimiento “vigoroso” y América Latina y el Caribe, cuyas economías se contraerán.

“Este será un año de grandes retos, y las autoridades deberían pensar acerca de la forma en que pueden reforzar la resiliencia de sus economías a corto plazo, pero también acerca de las perspectivas a más largo plazo”, expresó Maurice Obstfeld, consejero económico y director de estudios del FMI. “Esas medidas de largo plazo —agregó—, tendrán de hecho efectos positivos en el corto plazo al aumentar la confianza en el futuro”.

Pese a la incertidumbre política, el FMI ha vuelto a mejorar sus previsiones sobre España, que sería el país que más crecerá entre las economías avanzadas: un 2,7% este año y un 2,3% en 2017, solo por detrás de EE.UU.

Según el citado informe, las mejores cifras de las economías avanzadas obedecen principalmente a unas condiciones financieras aún favorables y a la mayor fortaleza del mercado laboral e inmobiliario, en el caso de EE.UU. y a la disminución de los precios del petróleo, en el caso de la zona Euro y Japón.

Pero también advierte de que la recuperación mundial se puede ver frenada, especialmente en las economías emergentes, debido a una serie de factores:

  • Una desaceleración económica en China más acentúada de lo esperado, que podría contagiar a la economía mundial a través del comercio, los precios de las materias primas y una disminución de la confianza.
  • Una mayor apreciación del dólar y un aumento de los tipos de interés podrían tener consecuencias negativas en la financiación de los mercados emergentes y las empresas.
  • Una mayor aversión mundial al riesgo, cualquiera sea su causa, que profundice las depreciaciones y genere posibles tensiones financieras en las economías de mercados emergentes vulnerables.
  • Una escalada de las actuales tensiones geopolíticas en varias regiones, que podría afectar a la confianza de los inversores, al comercio o al turismo, así como nuevas inestabilidades económicas o políticas en zonas con dificultades económicas también podrían frustrar el repunte proyectado de la actividad.

Finalmente, para el FMI, los mercados de materias primas resultan difíciles de predecir debido a dos causas fundamentales. Por un lado, un nuevo descenso de los precios empeoraría las perspectivas para los productores, que ya están en una situación frágil y aumentaría los intereses de la deuda del sector energético debido al mayor riesgo, lo que amenazaría con generalizar el endurecimiento de las condiciones de crédito.

Por otro lado, el reciente derrumbe de los precios del petróleo puede dar mayor impulso a la demanda de los importadores de petróleo, debido, entre otras cosas, a la percepción creada entre los consumidores de que esos precios se mantendrán más bajos durante más tiempo.

“En definitiva, hay mucha incertidumbre en el ambiente, y creo que eso contribuye a la volatilidad”, concluyó Obstfeld.

Puede descargar la revisión del informe en el siguiente enlace (PDF 669 Kb)

21-1-2016