Los portacontenedores feeder recuperan protagonismo en la cartera de pedidos

La primera semana de agosto la capacidad de la flota mundial de portacontenedores superó los 20 millones de TEU, según informa Clarksons Research. Durante los últimos años, gran parte de la expansión de su capacidad ha sido impulsada por la entrega de buques cada vez más grandes, sin embargo, el importante papel que juegan los buques más pequeños de tipo feeder en la red de transporte de contenedores no debe menospreciarse.

Según Clarksons, la inversión en buques portacontenedores de nueva construcción este año es muy diferente a la de 2015. En el primer semestre de 2016 ha habido muy pocos encargos de portacontenedores nuevos: apenas 36 buques nuevos, con 75.000 TEU frente a los 2,2 millones encargados el año pasado. Todos los buques encargados tienen menos de 3.300 TEU de capacidad. Si se compara este dato con 104 pedidos de este tipo de buques en 2013, 85 en 2014 y 94 en 2015, resulta evidente que no es que haya aumentado el número de encargos de feeders, sino más bien que se ha registrado una pausa de los encargos de megabuques.

Puede parecer que la inversión en buques de este tipo esté garantizada, dado que la red global de líneas regulares de transporte marítimo precisa la integración de buques de todos los tamaños, pero claramente el foco de inversión en los últimos años han sido los grandes portacontenedores. Más del 80% de los pedidos desde comienzos de 2010 han sido de más de 8.000 TEU, mientras la falta de inversión en buques pequeños y medianos ha estado claramente justificada por unos ingresos muy reducidos en los contratos de fletamento por tiempo, cuyo importe promedio, desde finales de 2008, para un buque de 1.700 TEU de capacidad ha sido de apenas 6.215 $/día para contratos de un año.

A pesar de todo, parece que hay claros indicadores de las necesidades futuras. La cartera de pedidos por debajo de 3.000 TEU es equivalente a solo un 10% de capacidad de ese segmento de la flota, frente al 33% por encima de 8.000 TEU. Además, los buques modernos son escasos. También se ha acelerado el desguace con 724 portacontenedores vendidos para reciclaje desde el inicio de 2012, de los cuales aproximadamente el 70% por debajo de 3.000 TEU. De este modo, la flota de feeders con capacidad inferior a 3.000 TEU se viene reduciendo desde la segunda mitad de 2011 y no se prevé su crecimiento durante este año o el próximo.

También existen límites a la flexibilidad de la red y a la recolocación de buques mayores procedentes de otros tráficos en el sector de los feeder. La parte de transporte en tráficos intra-regionales representada por los buques por encima de 3.000 TEU se ha mantenido bastante plana, por debajo de 30%, durante algún tiempo, por lo que, si fuera necesario un aumento de la capacidad en estos tráficos, ello significará un aumento de la demanda de unidades más pequeñas.

Por todo ello, muchos agentes del mercado prevén que aumente la contratación en el sector feeder. Se espera que el comercio intra-regional en Asia aumente alrededor de un 4% en este año 2016 y que solo una parte de ese aumento sea absorbido por buques mayores procedentes de otros tráficos. El aumento de los fletes, los precios atractivos y la disponibilidad de crédito, ayudarían aún más a la inversión, pero las bases están ahí.

10-8-2016