Panamá ratifica el Convenio del Agua de Lastre de la OMI

El secretario general de la OMI, Lintack Lim (izda.), recibe el instrumento de adhesión al Convenio BWM de manos de Jorge Barakat Pitty.

Panamá se ha convertido en el 53º Estado que se adhiere al Convenio Internacional para el Control y la Gestión del Agua de Lastre y los Sedimentos de los buques (BWM).

El pasado 8 de septiembre, la ratificación por Finlandia supuso que se cumplieran los requisitos para la entrada en vigor de este Convenio (30 países que representen como mínimo el 35% del tonelaje mundial), por un escaso margen del 0,14%. La ratificación por Panamá, país que lidera el ranking mundial de registro de buques, añade otro 18%, situando ya la flota mundial abanderada en Estados parte en el 53,28%.

Este Convenio, que entrará en vigor el 8 de septiembre de 2017, pretende detener la propagación de especies acuáticas invasivas, lo que puede dañar los ecosistemas locales afectando a la biodiversidad y dando lugar a pérdidas económicas sustanciales. El mismo exige a todos los buques dedicados al transporte marítimo internacional que dispongan de equipos de tratamiento del agua de lastre y los sedimentos, para eliminar de los mismos los organismos acuáticos y agentes patógenos.

Jorge Barakat Pitty, Ministro de Asuntos Marítimos de Panamá, depositó el instrumento de adhesión al Convenio BWM ante el secretario general de la Organización, Kitack Lim, el pasado 19 de octubre.

"Me alienta saber que, a día de hoy, más de la mitad del tonelaje de la flota mercante mundial ha ratificado este tratado, que no solo reducirá al mínimo el riesgo de invasiones de especies foráneas a través del agua de lastre, sino que también facilitará unas condiciones equitativas para el transporte marítimo internacional, con normas claras y sólidas para la gestión del agua de lastre de los buques", dijo el secretario general.

26-10-2016