Maersk Line y Hapag-Lloyd advierten de que repercutirán en sus clientes el aumento de coste del combustible debido a la nueva normativa sobre contenido de azufre



A pocos meses de que entren en vigor normas más estrictas sobre contenido de azufre en los combustibles marinos, varias navieras de líneas regulares ya están advirtiendo de que tendrán que repercutir en sus precios los costes adicionales que ello supone.

A partir del 1 de enero de 2015 en las ECAs (Mar Báltico, Mar del Norte y Canal de la Mancha) y el 1 de enero de 2020 en toda la UE, los buques deberán utilizar combustible de bajo contenido de azufre (0,1% en el caso de las ECAs y 0,5 en el resto).

Maersk Line ha informado a sus clientes de que podría tener que cobrarles entre 50 y 150 dólares adicionales por contenedor de 40 pies, hacia y desde puertos situados en las Zonas de Control de Emisiones (ECAs) afectadas por estas normas. En conjunto, esta naviera estima que sus costes de combustible aumentarán en 250 millones de dólares/año, ya que el combustible con un 0,1% de contenido de azufre es más de un 50% más caro que el actual, señala en una nota de prensa. Maersk Line se enfrenta también a un aumento del precio de los servicios feeder que reciben de terceros, que también sufrirán un aumento de sus costes de combustible.

Por su parte, Haga-Lloyd ha informado de que, además de que actualmente el nuevo combustible marino cuesta entre un 50 y un 100% más que el actual, es previsible un aumento aún mayor debido a “una demanda mucho mayor” de este tipo de combustible a partir de 2015.

(17-7-14)