El BDI se derrumba hasta los 720 puntos

La baja demanda de transporte y las continuas entregas de nuevos bulkcarriers continúa tirando a la baja de los fletes de graneles sólidos. Desde el último repunte sensible, registrado en marzo de este año, que llevó el Baltic Dry Index hasta los 1600 puntos, este índice sigue una pauta realmente desalentadora de máximos y mínimos decrecientes, cada vez con menor volatilidad, lo que indica claramente que se sigue ampliando el excedente de oferta.

Los analistas estiman que por debajo de 700 puntos en el BDI, los fletes no cubren siquiera los costes operativos de los buques.

En esta situación, y a la vista de que las perspectivas de crecimiento de la demanda de China no son precisamente optimistas, parecen desorbitadas las cifras de nuevos encargos de graneleros que se vienen registrando en los últimos meses. Concretamente, según Platou, en los primeros 6 meses de este año se han encargado nada menos que 505 graneleros, con 43 millones de tpm (Mtpm). De ellos 96 capesizes, 63 panamaxes, 249 handymaxes y 97 buques de menos tamaño. Esta cifra contrasta con los moderados encargos de petroleros: 155 unidades, con 12,9 Mtpm, en el mismo periodo. La cartera de pedidos incluía, a finales de junio de 2014, 1.685 graneleros, con 144,5 Mtpm, que suponían el 19,7% de la flota, que sumaba 735,4 Mtpm. De esa cartera total, está previsto que se entreguen 90,9 Mtpm entre el segundo semestre de 2014 y el próximo año 2015.

En lo que va de año se han entregado 25,7 Mtpm de graneleros y sólo se han desguazado 6,2 Mtpm.