Varios armadores anuncian que su adecuación a las normas sobre reducción de emisiones de azufre producirá un aumento de las tarifas de sus servicios

Como es bien sabido, el 1 de enero de 2015 entra en vigor un nuevo requisito del Anexo VI de MARPOL sobre reducción del contenido de azufre en los combustibles marinos en las zonas de control de emisiones de azufre (SECAs). Los armadores tienen tres opciones para cumplir estas normas: la utilización de combustibles destilados de bajo contenido en azufre (MGO), cuyo precio es un 55% superior al del fuel oil, la instalación de depuradores de gases de escape (scrubbers) y la utilización de GNL como combustible.

Maersk, primer operador mundial de líneas de portacontenedores, ha anunciado que usará MGO en sus buques y que tendrá que aplicar un recargo de entre 100 y 300 dólares por TEU en sus servicios desde y hacia los principales puertos del norte de Europa y de Norteamérica, dependiendo del tiempo de tránsito en la SECA. Este recargo será incluso mayor en el caso de los contenedores refrigerados. También Unifeeder ha anunciado que va a añadir un “recargo SECA” de 65 dólares por TEU.

Otras navieras, como Sea-Cargo, North Sea Container Lines (NCL) y Samskip también optan por utilizar combustible bajo en azufre. Para Sea-Cargo, una utilización más eficiente de los buques y la reducción de la velocidad para optimizar el consumo ayudarán a limitar el impacto del aumento de los costes de combustible, para aumentar sus tarifas lo menos posible. En el caso de NCL, la transición a combustibles bajos en azufre hará que esta partida pase del 23% de su facturación en 2014 al 34% en 2015. Aún así, esta compañía ha analizado la opción de un buque con combustible GNL y resulta demasiado cara, mientras la instalación de depuradores no les es posible, ya que NCL utiliza buques tomados en fletamento por tiempo a otros armadores en la mayoría de sus servicios.

Por su parte, Nor Lines va a optar por la utilización de GNL y recibirá a principios de 2015 dos buques nuevos que utilizarán este combustible. Para el resto de su flota, utilizará MGO bajo en azufre, incluyendo aquellos buques que realicen servicios fuera de la SECA.

El armador danés DFDS está realizando una gran inversión en scrubbers y ha anunciado que a partir de 2015 deberá aumentar sus tarifas para compensar los costes adicionales de inversión y operación. También Color Line está instalando scrubbers en la mayoría de sus buques.

En resumen, la mayoría de las compañías navieras optan por el momento por utilizar MGO bajo en azufre como alternativa para la mayor parte de su flota. Según Maersk, “debido a que los scrubbers son una tecnología que no esta suficientemente desarrollada y el GNL carece de una infraestructura que garantice el suministro de combustible en el norte de Europa”.

Esta opción aumentará su coste de combustible, a igualdad de velocidad, aproximadamente en un 55%, por lo que se verán obligados a aumentar sus tarifas. "Los costes del transporte marítimo de mercancías aumentarán sustancialmente y deberán ser asumidos por los importadores y exportadores", sentencia un portavoz de Samskip.

(02-10-14)