ECSA pedirá a la Comisión que regule las exenciones de practicaje

El pasado día 10 de octubre, el Consejo de las Asociaciones de Navieros de la UE (ECSA), reunido en Copenhague, acordó pedir a la Comisión Europea que proponga una regulación europea de las exenciones de practicaje, a la vista del tratamiento dado a este servicio por el Consejo de Ministros de Transporte de la UE, que dos días antes había alcanzado una posición común sobre la propuesta de Reglamento relativo a la liberalización de los servicios portuarios y financiera de los puertos.

Como se recordará, hace más de dos años, en septiembre de 2012, la Comisión presentó un estudio de Price Waterhouse Coopers que ponía de manifiesto la existencia de divergencias muy importantes en los requisitos y procedimientos aplicados en los diferentes Estados miembros para la concesión de exenciones de practicaje (1). Sin embargo, la Comisión aplazó cualquier decisión sobre este asunto a la discusión de la propuesta de Reglamento. A la vista del previsible resultado de ésta, ECSA acordó pedir a la Comisión que retome este asunto a la mayor brevedad posible.

En la misma, los Estados miembros tendrán libertad para aplicar o no las normas sobre acceso al mercado a los servicios de practicaje. Así mismo, tanto los servicios al pasaje como los de estiba estarán sujetos a las normas de transparencia financieras, pero exentos de las disposiciones sobre acceso al mercado, tal y como propuso inicialmente la Comisión Europea.

Los ministros acordaron que este reglamento afectaría a todos los puertos incluidos en la red TEN-T, y no sólo a los de la red básica, como algunos países proponían. Sin embargo, los Estados miembros tendrán libertad para aplicarlo o no a los puertos ultraperiféricos de la red, como es el caso de las Islas Canarias en España.

Hay cambios respecto a la propuesta inicial de la Comisión por lo que se refiere a la posibilidad de limitar el número de prestadores de los servicios portuarios, que se amplía a aquellos casos en que el volumen de tráfico no haga económicamente viable la oferta de varios operadores distintos para un mismo servicio. También se podrán limitar los operadores o imponerles obligaciones de servicio público por razones de seguridad, de protección o medioambientales.

En su reunión, aunque la mayoría de los miembros de ECSA se mostraron decepcionados por el escaso contenido que finalmente va a quedar en el Reglamento sobre servicios portuarios, se acordó pedir a la Comisión que se saque el máximo partido al mismo, aplicando efectivamente la libertad de prestación de servicios a los servicios que finalmente queden sujetos al Reglamento y que, lo antes posible, se retome la regulación de las exenciones de practicaje.

(1) El estudio de PWC sobre exenciones de practicaje puede descargarse aquí.

(13-10-14)