Los fletes de carga se derrumban nuevamente. Parece que Clarksson tenía razón

En la sección Tribuna Profesional de nuestro último boletín mensual resumíamos el informe semestral de otoño de Clarkson Shipping Intelligence, que, a la vista de las previsiones de evolución de la oferta y la demanda de transporte marítimo descartaba una recuperación duradera de los fletes, en todos los mercados principales, hasta al menos finales de 2016.

Estas previsiones parecían un tanto pesimistas a mediados de noviembre, cuando el principal índice de fletes del mercado de carga seca, el Baltic Dry Index (BDI) había tocado los 1500 puntos por primera vez en casi un año y parecía encontrarse cómodo por encima de 1300. Empezaba a palparse cierto grado de optimismo en algunos mercados. Tanto es así que estuvimos incluso dudando si publicar o no nuestro resumen.

Sin embargo, los hechos son tozudos y, cuando auténticos expertos analizan los fundamentos de un mercado, las previsiones resultantes suelen ser más fiables que la simple lectura de la tendencia de un gráfico. Solo un mes después, el BDI ha vuelto a caer por debajo de 850 puntos y las negras perspectivas que pintaba Clarkson parecen confirmarse, al menos por lo que se refiere a los fletes de carga seca.

(19-12-14)