Un estudio demuestra los positivos resultados de las normas UE sobre reducción de azufre en los combustibles usados por los buques en puerto

Los resultados de un estudio de la Comisión Europea (CE), que se ha llevado a cabo en los puertos de Civitavecchia (IT), Savona (IT), Palma de Mallorca (ESP), Barcelona (ESP) y Túnez, demuestran que las ESTRICTAS normas de la Unión Europea sobre límites de azufre en los combustibles consumidos por los buques durante su estancia en puerto, aplicables a partir de 2010, han tenido efectos muy positivos sobre la calidad del aire, según informa la CE en una nota de prensa.

Como es sabido, desde enero de 2010, durante su estancia en los puertos de la UE, los buques de todo tipo deben utilizar combustible con un contenido máximo del 0,1% de azufre, mientras que, en navegación, el límite legal es del 3,5%. El estudio indica que, en la práctica, la media de azufre en los combustibles que se utilizan en el Mediterráneo europeo es del 2,4%. Por tanto, las emisiones de SOx procedentes de los buques durante su estancia en puerto se deben haber dividido, en promedio, por 24.

Para evaluar los efectos de la introducción de estas nuevas normas, el estudio ha consistido en la medida del contenido de óxidos de azufre y la comparación de los niveles medios diarios en 2010 y con los de 2009 (antes de la introducción de los nuevos límites). Las medidas las llevaron a cabo equipos técnicos de universidades y empresas independientes de Génova, Florencia y Barcelona, utilizando el apoyo logístico de la naviera Costa Crociere.

Los resultados obtenidos en Civitavecchia, Savona y Palma de Mallorca reflejan una reducción del contenido de óxidos de azufre en el aire del 66% en promedio, que se valora muy favorablemente y que demuestra que en dichos puertos (ciudades de tamaño pequeño o mediano, con pocas zonas industriales) la principal fuente de dicho contaminante eran los buques. Por el contrario, en el puerto de Túnez, en el que no se aplican las normas comunitarias, los niveles medidos se han mantenido sensiblemente iguales a los de 2009.

También se tomaron en todos los puertos medidas de otros contaminantes, que no registraron descensos, lo que demuestra que el descenso registrado en los SOx se debe a las normas europeas sobre los combustibles marinos.

En el estudio se indica que en el puerto de Barcelona las medidas no dieron resultados concluyentes, porque se registraron grandes variaciones diarias de los contenidos de óxidos de azufre. Posiblemente ello se pueda deber a que los buques no sean la única fuente significativa de estos gases contaminantes en la zona (una gran ciudad, con zonas industriales próximas). Sin embargo, resultados de otros equipos de medidas existentes en la zona de Barcelona, también independientes, que se utilizaron como contraste, sí confirmaron una reducción “importante” de SOx.
El estudio se ha publicado en la revista científica ‘Atmospheric Environment’ (1).

(1) C. Schembari, F. Cavalli, E. Cuccia, J. Hjorth, G. Calzolai., N. Pérez, J. Pey, P. Prati, F. Raes: “Impact of a European directive on ship emissions on air quality in Mediterranean harbours”, Atmospheric Environment (2012), doi: 10.1016/j.atmosenv.2012.06.047

(24-8-12)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario